jueves,21 de febrero de 2019

 

Política pública

Las políticas públicas educativas, como se contempla en El Plan de Desarrollo y en el Plan Sectorial de Educación de Bogotá, buscan de manera prioritaria hacer efectiva el derecho a la educación de calidad para los niños, niñas y jóvenes.

La construcción y dotación de grandes colegios provistos de modernos medios de tecnología educativa y conectividad, la ampliación de la cobertura y el logro de la meta de la universalización términos del acceso representan importantes avances en el propósito de conseguir una educación de excelente calidad. La política de permanencia, las acciones públicas que desestimulan la deserción, la reprobación y la repitencia son estrategias que se dirigen a la calidad de la educación.

La adopción de una política de incentivos y estímulos a la gestión escolar eficiente, a las prácticas docentes, a la formación y actualización de directivos y docentes, a los aprendizajes, progresos y logros de los estudiantes, representa, de igual manera, un esfuerzo desde la administración distrital en busca de la excelencia educativa.

Evaluar los logros, las decisiones y las acciones de estas políticas, de manera sistemática por medio de estudios y evaluaciones de impacto, permite tomar decisiones de mejoramiento tras conocer lo que piensan, proponen y desean directivos docentes, educadores, padres de familia, estudiantes y ciudadanía en general.

La adopción de un conjunto de indicadores para describir y analizar los resultados de la gestión pública educativa constituyó un reto muy importante para la SED. La ciudadanía conoció y comprendió, con base en el sistema de indicadores, que una educación de calidad no se mide sólo por los resultados de las pruebas externas, sino por otros factores asociados a ellas y a las prácticas pedagógicas.